Cual es la relación de los ronquidos y el sobrepeso

El sobrepeso es una de las principales causas de los ronquidos, en este artículo quiero compartir contigo algunos consejos para bajar de peso y como consecuencia directa dejar de roncar.

El ronquido es un problema común que interfiere con la salud de la persona que ronca y la persona más afectada por los ronquidos es la pareja del roncador, porque es quien tiene que aguantarse esos horribles ruidos.

IMPORTANTE: Si ya no soportas más los ronquidos, esto cambiará tu vida CLIC AQUÍ

Comer en exceso y / o la falta de ejercicio conduce a un aumento de la grasa alrededor de tu garganta.

Causas de ronquidos relacionadas con el sobrepeso

Una de las principales causas de los ronquidos es la cantidad de grasa que consumes. La segunda causa es el sobrepeso.

Si tienes un tamaño de cuello de 16½» o mayor, puede que no tengas el tono muscular necesario para mantener abiertas tus vías respiratorias lo suficiente, durante la noche para permitirte una respiración normal.

Relacion de los ronquidos y la obesidad
consejos para dejar de roncar y bajar de peso

Una vía respiratoria estrecha es más probable que vibre y se originen ronquidos.

Esto reduce tu capacidad de ingresar oxígeno en tu cuerpo, que no sólo afecta tu sistema respiratorio sino también tu capacidad para tener una circulación  normal de sangre mientras duermes.

Roncar reduce de forma dramática tu calidad del sueño

El sobrepeso y exceso de grasa corporal parece ser más un problema para los hombres que para las mujeres.

Los hombres tienden a aumentar de peso alrededor de sus cuellos y cinturas, mientras que las mujeres parecen subir de peso alrededor de los muslos.

Esto significa que cuando te acuestas sobre tu espalda, tu tejido graso añade presión sobre tus vías respiratorias bloqueándolas de manera instantánea.

En las mujeres, el área de la sección transversal de la vía aérea superior es mayor y las paredes de las vías respiratorias pueden ser menos flexible y por tanto menos propensas a ceder a la presión. Como resultado, el colapso de la vía aérea es resistido cuando el tono muscular cae durante el sueño.

“Esto significa que las mujeres son menos propensas a roncar que los hombres.”

Sin embargo, esta situación muy a menudo cambia para las mujeres después de la menopausia. Al igual que los hombres, las mujeres cuando envejecen su tono muscular tienden a disminuir y tienden a subir de peso.

Las mujeres que han alcanzado la edad de aproximadamente 70 años, tienen las mismas probabilidades de roncar que los hombres de la misma edad. Por esto es muy aconsejable que consideres la posibilidad de consultar a tu médico de cabecera, sobre la inclusión en tu calidad de vida de un programa de acondicionamiento físico.

¿Cómo bajar de peso y dejar de roncar?

A medida que pierdes peso es muy probable que llegues a un peso donde eres mucho menos propenso a no roncar.

Revisa tus cenas

  • Para bajar de peso y dejar de roncar comienza por cortar todos (o la mayoría) de grasas en tu comida de la cena. Si eso no es suficientemente, reduce la ingesta de grasas en las otras comidas hasta que encuentres un nivel de ingesta de grasa que está debajo de tu umbral de los ronquidos.

Cambia de hábitos alimenticios

  • lo recomendable es que manejes una dieta baja en grasas y carbohidratos simples como son pasteles, dulces,  productos de azucares refinados, etc. y que más bien sea alta en proteínas y carbohidratos complejos (legumbres, vegetales, cereales, etc.) que suministran a tu cuerpo vitaminas, minerales y fibra.

Tomar agua es fundamental

  • 8 vasos diarios es lo recomendable. Nada de refrescos, bebidas demasiado azucaradas o energizantes altos en cafeína.

Practica el ejercicio que más te guste

  • Si no tienes mucho tiempo al día, sólo 15 minutos por día es suficiente para comenzar. En ocasiones es mucho mejor la constancia y perseverancia que la cantidad.

Varios consejos no relacionados con la pérdida de peso y que funcionan muy bien para ayudar a las personas a reducir los ronquidos son:

  •           reducir o eliminar el alcohol,
  •           dormir de lado,
  •           no tomar medicamentos relajantes musculares,
  •           elevar la cabecera de tu cama.

Si logras reemplazar tus viejos hábitos, por unos nuevos y saludables, no solo que bajaras de peso y disminuirás los ronquidos, sino que también gozaras de una gran calidad de vida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.